Una de las peculiaridades de la Caja CIMA es la de ser reutilizable y reciclable al 100%.

Es reutilizable porque se puede utilizar por varios ciclos de transporte y manipulación, prácticamente al infinito, gracias a su composición de hierro galvanizado, que no puede ser atacada por hongos ni microorganismos, y así evitar su deterioro con el pasar del tiempo.

Además, gracias a su esmerado diseño se puede desmontar y volver a montar fácilmente en otro momento para un nuevo ciclo de utilización.
Esta característica hace que sea sumamente ventajosa, contrariamente a las cajas, caballetes y bandejas de madera comúnmente empleados, tanto en términos de protección del medio ambiente como económicos: la imposibilidad de utilizar los sistemas tradicionales de madera más de una vez obliga a sostener gastos adicionales para su eliminación además de tener que abastecerse continuamente de materia prima para cada nueva operación de almacenamiento y manipulación.
La Caja CIMA ofrece además, como alternativa a su reutilización, la posibilidad de vender todo el material que la compone, obteniendo así un retorno económico.

El valor agregado de la CAJA GALVANIZADA es precisamente su bajo impacto medioambiental, una elección Green y ecológica además de económicamente ventajosa respecto a los sistemas tradicionales, permitiendo la amortización de los costes y un considerable ahorro a corto plazo.